Vientre plano y cintura marcada

¿A quién no le gustaría lucir ombligo? Sin duda, es una de las zonas que más cuesta moldear. Con algo de ejercicio y unos alimentos específicos, la tarea se vuelve más sencilla. A continuación, te descubrimos algunos pequeños trucos que podrás seguir para presumir de barriga.

Vientre plano y cintura marcada

Yogures desnatados: por todos son conocidas las propiedades beneficiosas que aportan los yogures a la flora intestinal. Son una de las armas más eficaces para acabar con el estreñimiento y “deshinchar” la zona abdominal. Con dos yogures al día, te garantizas una barriga menos pesada.

La clave está en la fibra: a todas nos pasa que, en ocasiones, notamos nuestro cuerpo más pesado con ciertas comidas. Por eso, es necesario incluir en la dieta alimentos ricos en fibra (cereales integrales, legumbres, frutas, verduras…), ya que consiguen movilizar los depósitos acumulados y facilitar el tránsito intestinal. Además, con la fibra lograrás sentirte más saciada, por lo que podrás disminuir las raciones de comida y no picar entre horas.

Mejor, proteínas: para favorecer el tono muscular y facilitar la quema de grasas, opta por platos ricos en proteína y di adiós a los alimentos grasos. Alíate con el pescado, los huevos o las carnes magras.

No te estreses: un estudio estadounidense ha demostrado que vivir estresados favorece la acumulación de energía, lo cual implica un aumento en la grasa abdominal.

Reduce centímetros sin esfuerzo. Para lucir una tripa lisa y conseguir afinar la cintura no te obsesiones con ir al gimnasio. Si tu trabajo y tu poco tiempo libre te lo impiden, puedes seguir unos sencillos consejos que te ayudarán a eliminar la grasa abdominal:

Espalda recta: sentarnos con la espalda encorvada y poco erguida sólo sirve para perjudicarnos la columna, y además, relajar la zona abdominal, lo cual se traduce en un aumento de barriga. Si a ello le sumamos que te sientas con las piernas cruzadas, el problema se agrava aún más, ya que esta postura contribuye a una mala circulación, y por tanto, a un aumento de la celulitis.

¡Tonifícate!: para lograr unos músculos abdominales más tonificados sólo tienes que caminar metiendo tripa. En la oficina, mientras cocinas o estás sentada en el sofá también puedes probarlo: verás como en pocos días notas los resultados. Cuando te levantes, haz diez respiraciones mientras mantienes la barriga apretada. ¡Funciona!

Deja un comentario