En Clínica Sanza (Rejuvenecimiento Facial) utilizamos una nueva estrategia para mejorar el envejecimiento facial prematuro o no deseado. Esa técnica consiste en tres tratamientos combinados: el estiramiento de la cara y cuello, la aplicación de hilos tensores para reafirmar las líneas del rostro y la remodelación de los tejidos grasos con lipofilling o lipolaser facial. Este nuevo concepto ha sido aportado por los especialistas de la Clínica Sanza (España, América, Italia y Rusia). Rejuvenecimiento Facial

  • QUIROFANO: Tratamentos de consultas o 2-3 horas de quirofano
  • ANESTESIA: local, local + sedacion
  • CIRUGIA:  Ambulatoria

Fotos antes y después

La región periocular suele ser la primera en ser afectada.

La piel de los parpados empieza a caer y salen las típicas bolsas, ocasionándole una mirada cansada y envejecida. Es una de las intervenciones más comunes en el hombre maduro que desea mantenerse cuidado. El excedente de piel y los acúmulos o hernias de la grasa periocular se pueden corregir con una pequeña intervención ambulatoria. Incluso podemos cambiar la forma del ojo si el paciente lo desea. La operación puede hacerse por dentro del párpado y no deja ninguna cicatriz visible.

Los signos de envejecimiento en la cara pueden comenzar muy temprano, es decir a los 35-40 años y suelen ser progresivos. El origen es genético, hay una predisposición hereditaria pero también influyen factores ambientales como el cansancio, dormir mal, el estrés, fumar, el exceso de sol, etc.

Las líneas del rostro se modifican hacia abajo. Los pómulos pierden su turgencia, los surcos nasogenianos se profundizan, la línea mandibular pierde su definición. En toda la cara se aprecia una falta o caída de tejido adiposo y piel, que le ocasiona un aspecto más envejecido con respecto a su edad biológica. Una vez ocurre, y molesta estéticamente o incluso psicológicamente, lo podemos solucionar con nuestro protocolo.

Recuperemos la densidad de grasa perdida, reafirmaremos los rasgos faciales y eliminaremos el excedente de piel, sin dejar cicatrices visibles.

Ya sea por la edad como por razones genéticas o incluso por la pérdida del sobrepeso importante, puede aparecer flacidez y grasa en el cuello, causando una papada antiestética incluso, en ocasiones, incómoda para afeitarnos o vestir con camisa y corbata.

Si hay exceso de grasa, podemos eliminarlo directamente con una pequeña liposucción o lipolaser. La liposucción está indicada para pacientes jóvenes, que tienen piel elástica y tensa. En caso de piel poco elásticas, flácidas o excesos de piel de papada deberemos hacer una pequeña intervención de estiramiento del cuello por detrás de las orejas.

Si la barbilla del paciente es pequeña, podemos colocar un implante de mentón para crear una mandíbula más marcada y masculina. Lograremos una importante definición estructural de la mandíbula y así obtener un ángulo de cuello bien definido, si el paciente lo desea.

El día de la consulta, aconsejamos que traiga unas fotos suyas, donde se sienta guapo, seguro y joven (es normal que, al hacernos fotos siempre desechemos muchas por no vernos bien, pero siempre hay algunas en las cuales nos sentimos reflejados y bien). Le valoraremos su rostro y los cambios que el tiempo ha provocado. Le aconsejaremos la mejor estrategia, de acuerdo con sus expectativas y necesidades. Esto implica que cada caso lo personalizamos y el tratamiento va a ser diferente, poniendo mayor énfasis en las zonas más afectadas o molestas para el paciente.

Nuestra técnica de Rejuvenecimiento Facial se realiza bajo anestesia local o, si prefiere, con leve sedación, y en 1-2 horas conseguimos el resultado deseado. Todo esto de manera segura, sencilla, natural y económica.

Esta entrada también está disponible en: Inglés